¿Leer? Poco tiene en común con la memoria, incluso con la información. Leer es ejercitar un músculo extraño: larga sucesión de símbolos fluctuantes. Algo que rebota en el cerebro, desacomodando lo que parecía firme.

Anuncios